%image_alt%

Donald Trump y Kim Jong-Un.

El ministro de Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho, afirmó que su país considera las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como “una declaración de guerra”.

Según publicó la agencia actualidad.rt.com, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, no tardó en refutar esta declaración, cuando aseguró que “no hemos declarado la guerra a Corea del Norte” y tachó la cuestión de “absurda”.

Esa vocera oficial tiene razón: EE.UU. no se ha declarado en guerra desde que terminó la Segunda Guerra Mundial y ha realizado todos sus ataques sin declaración previa. Por este motivo, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, tiene bastantes razones para preocuparse.

No solo se trata de que Trump haya expresado una amenaza expresa —además, durante la 72.ª Asamblea General de la ONU—, sino del historial de acciones norteamericanas contra países que no le gustan.

EE.UU. encabezó la intervención de las fuerzas de las Naciones Unidas durante la Guerra de Corea al aprovechar un boicot de la Unión Soviética a la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobó esa resolución.

Estados Unidos no declaró la guerra a Corea del Norte y realizó su intervención dentro de esa coalición, en la que había más países occidentales.

La CIA y la inteligencia británica orquestaron el derrocamiento de Mohamed Mossadegh, el primer ministro democráticamente elegido de Irán, en el marco de la Operación Ajax, un hecho que admitió la agencia estadounidense en 2013.

Ese golpe de Estado estuvo motivado por el petróleo: Mossadegh nacionalizó la compañía Anglo-Iranian Oil, ahora conocida como BP, después de que Reino Unido se negara a renegociar un acuerdo bilateral al respecto.

El siguiente gobernante de Irán, el sah Mohamed Reza Pahlaví, se convirtió en el aliado de EE.UU. más importante de Oriente Medio.

Para llevar a cabo ese plan, Washington no declaró ninguna guerra, sino que se aprovechó de las divisiones internas en el país. Ver más detalles de este y otros ataques…

  • El problema de Estados Unidos es que considera que la vida es una constante, que no cambia, y ahí está su grave error. Cosechará derrotas y derrotas hasta desistir de sus planes, que quizás sea tarde, pues aparecerá algún país de eso que lo liquide para siempre.

  • El problema de Estados Unidos es que considera que la vida es una constante, que no cambia, y ahí está su grave error. Cosechará derrotas y derrotas hasta desistir de sus planes, que quizás sea tarde, pues aparecerá algún país de eso que lo liquide para siempre.

    • Nick

      Cuando tu pelea fuera de tu país, el que mas sufre es el contrario, US solo sufre las bajas, cosas que es una pena, porque muchos jóvenes se van al Army solo for ventaja de una profession y terminan en las guerras.

      • Cómo estás, hermanito? Eso es así, es que el pueblo estadounidense no ha acabado de tomar conciencia, de que están usando a sus ciudadanos y a otros ciudadanos de distintos países con la finalidad de engrosar el ejército al estilo romano. El pueblo norteamericano, nada gana con que Trump u otros presidentes títeres del judío se empeñen en crear guerras destructoras fuera de su país, con la única finalidad de satisfacer los apetitos económicos y geopolíticos de los judíos de Wall Street y otros judíos internacionales, que se creen dueños de Estados Unidos y de todo el planeta. Craso error!! Es hora de hacerle ver a la juventud lo absurdo de las guerras y por quién es que donan sus valiosas vidas. Mi interés como ciudadano consciente del mundo, es evitar más derramamientos de sangre, y que la humanidad abandone la absurda carrera armamentista, que a nada lleva. Ya eso de guerra de liberación, está mandado a guardar. Estos son tiempos de la conciencia, mucho más poderosa que cualquier bomba atómica o nuclear.

    • Carlos NJ

      Recuerda, te dije aquella vez que US. No va a atacar directamente a NK. A menos que Rusia y China esten de acuerdo. Por eso digo que atacarán a NK. pues no creo que esos dos socios sean tan inocentes para acordar tal ataque. China y Rusia saben cual es la estrategia geopolítica de US. Y ese es el peligro de llegar a la tercera.

Dejar respuesta