Salvador, Brasil

Las llamas continúan devorando la selva amazónica en medio de una creciente indignación popular, una tragedia que las organizaciones ecologistas achacan a la “retórica antiambiental” del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Más de medio centenar de organizaciones no gubernamentales cerraron filas este jueves y respondieron al ataque dialéctico lanzado por el mandatario brasileño, quien hoy volvió a insinuar que las ong podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son “sospechas” sin pruebas.

“Desviar la atención”
“Es una declaración absolutamente frívola e irresponsable que tiene un objetivo muy claro: desviar la atención de lo que realmente importa” a la hora de tomar medidas que reduzcan la deforestación, dijo a Efe Raúl do Valle, director de Justicia Socio-ambiental de WWF Brasil.

Amazon Watch también salió al paso de la polémica y vinculó la devastación de los bosques al discurso “antiambiental” de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que se ha mostrado partidario de explotar la Amazonía y reducir la fiscalización de las reglas ambientales en las zonas protegidas.

“Los agricultores y los ganaderos entienden el mensaje del presidente como una licencia para provocar incendios intencionados con total impunidad.

Dejar respuesta