La trayectoria de Alfonso Soriano comenzará a recibir el reconocimiento público en su país cuando el Salón de la Fama de Deportistas Petromacorisanos lo lleve a la inmortalidad en su IX Ceremonial del próximo domingo 10 de septiembre. F/E

La trayectoria de Alfonso Soriano comenzará a recibir el reconocimiento público en su país cuando el Salón de la Fama de Deportistas Petromacorisanos lo lleve a la inmortalidad en su IX Ceremonial del próximo domingo 10 de septiembre. F/E

San Pedro Macorís. La trayectoria de Alfonso Soriano comenzará a recibir el reconocimiento público en su país cuando el Salón de la Fama de Deportistas Petromacorisanos lo lleve a la inmortalidad en su IX Ceremonial del próximo domingo 10 de septiembre.

Así, Soriano iniciara el recorrido hacia otra meta más elevada que deberá conseguir en los años por venir: su exaltación al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

El nativo de esta ciudad será inmortalizado en el Ceremonial a celebrarse en el salón don Francisco Comarazamy de la Alcaldía Municipal, a partir de las 10:00 de la mañana, con el patrocinio del Ministerio de Deportes, la alcaldía de San Pedro y Almacenes Iberia.

La elección del intermedista y jardinero fue anunciada por el presidente del Salón de la Fama de esta provincia, Juan Eric Yermenos, quien dijo que con su escogencia se completa el listado de deportistas que serán exaltados este año.

Además de Soriano, San Pedro de Macorís reconocerá la trayectoria de héroes del deporte como Juana Arrendell, en atletismo, Wanda Rijo, en levantamiento de Pesas, Héctor Enriquillo De Marchena y Héctor -Cuqui- Acevedo, como propulsores; y Angelo Alberto Brea Mota en lucha olímpica.

Un gran toletero

Uno de los peloteros que dominó la ofensiva del béisbol de Grandes Ligas en su época de jugador, Soriano llegó al mejor béisbol procedente del lejano oriente, Japón, ya que originalmente fue firmado como profesional por la organización nipona de Hiroshima Toyo Card.

En liga grande de Japón jugó sólo en nueve partidos en 1997 y un año después que comprado por los Yankees de Nueva York, para los que jugó y se estableció como un gran jugador ofensivo del 99 al 2003. Ganó anillos de campeón de la Serie Mundial en el 99 y el 2000.

En 2002, Soriano adquirió la condición de estrella liderando la Liga Americana con 696 turnos al bate, 209 hits, 51 hits de extra base, 41 bases robadas, 128 carreras anotadas y estableció un récord dentro del equipo de los Yankees en tener mayor cantidad de turnos al bate (696) y mayor cantidad de ponches (157) en una temporada.

Soriano fue hasta el 2009 uno de los seis jugadores activos en haber concluido una temporada de 30 jonrones con más jonrones que bases por bolas (39 HR, 23 BB).

En 2003, Soriano estableció el récord de más jonrones para ganar un juego en una temporada con 13, y por segundo año consecutivo, lideró la liga en turnos al bate  y terminó en el top cinco de hits, dobles, jonrones, bases robadas y ponches.

En 2004 fue involucrado en uno de los grandes cambios del béisbol cuando los Yankees lo enviaron a Texas y recibieron al también dominicano Alex Rodríguez, el mejor pelotero y el mejor pagado del béisbol para entonces.

Esa temporada fue incluido en el Juegos de Estrellas y resultó electo Jugador Más Valioso al conectad un cuadrangular de tres carreras en la primera entrada contra Roger Clemens, que resultó decisivo para el triunfo de la Liga Americana.

Tras jugar dos años con los Rangers, Soriano aterrizó en los Nacionales de Washington en 2006 y allí disfrutó de la mejor temporada de su carrera. Rompió su anterior récord personal en bases por bolas con 67, alcanzó un récord de jonrones con 46 y en bases robadas con 41 bases robadas.

El 25 de agosto, una semana después de llegar al 30-30, se convirtió en el jugador más rápido en la historia del béisbol en llegar a 200 jonrones y 200 bases robadas, alcanzando la marca en 929 juegos, rompiendo el récord anterior de 1,053 juegos en manos de Eric Davis. Terminó con un año de 40-40 (jonrones y bases robadas) para unirse en ese entonces a Rodríguez, José Canseco y Barry Bonds como los únicos en conseguirlo en una temporada.

En septiembre de ese año completó su asistencia 20 en los jardines, convirtiéndose en el único jugador en la historia del béisbol con 40 jonrones, 40 bases robadas, y 20 asistencias.​

Soriano, entró en su quinto año consecutivo al Juego de Estrellas como jardinero izquierdo, convirtiéndose en el tercer hombre en haber jugado en un Juego de Estrellas para ambas ligas en dos posiciones diferentes.

En 2007 firmó con los Cachorros un contrato de 136 millones de dólares por ocho temporadas, el más caro de la historia dado por el equipo a un jugador. Con los Cachorros también tendría años de gloria con el madero y sus mejores registros ofensivos con 185 jonrones, 469 anotadas, 898 hits, 218 dobles, 526 carreras remolcadas y .264 de promedio al bate. Retornó a los Yankees en medio de la temporada del 2013.

Soriano culminó una gloriosa carrera de 16 temporadas en la que disparó 412 cuadrangulares, tuvo promedio de .270, pegó 2,095 imparables, 481 dobles, 1,152 vueltas anotadas, 1,159 carreras impulsadas y 289 bases robadas.

Tuvo cinco temporadas de al menos 30 estafas, incluyendo tres de 40 (43, 41 y 41). Logró cuatro temporadas de tres dígitos en remolcadas (108, 104, 102 y 101) y en cuatro ocasiones anotó más de una centena (128, 119, 114 y 102), en 14 de sus temporadas disparó 20 o más dobles y sus cifras más elevadas fueron 51, 43, 41, 41 y 35.

En cuadrangulares, Soriano tuvo una racha de 12 campañas pegando más de 20  y logró producciones de 46, 39, 38, 36, 34, 33 y 32. Fue a siete Juegos de Estrellas, ganó cuatro bates de plata y comandó la Liga Americana en 2002 en jonrones, hits y bases robadas.

Dejar respuesta