San Pedro de Macoris. Por RAMÓN GOMEZ. Desde Un Rincón del Mundo.

Hoy día del Padre convertido en una celebración Nacional, por los dominicanos, recordamos a los nuestros ya fallecido y lamentamos no celebrar junto con ellos. En mi caso particular tuve una niñez y adolescencia llega de cariño y amor por mi familia, mi Padre fue un hombre dulce, afable y que siempre complacía a sus hijos dentro de sus posibilidades.

  • Recuerdo que siendo un niño con Asma, solía amanecer días tras días ayudándome para que pudiera respirar echándome fresco con un cartón y yo sentado en una mecedora de guano en un esquina de la casa. Mi Padre de profesión agricultor y bajo el esquema de la mas extrema pobreza nos crió bajo un régimen de disciplina y conducta que hasta la fecha han marcado el amor y el respeto por los demás, nos enseño que la pobreza no es una excusa para avanzar y vivir una vida digna. Nos enseño a leer la Biblia cada día y a estudiar, respetar a los demás y ser justo. Si volviera a nacer mi padre desearía que mi padre siempre.

Fue un hombre de una fe inquebrantable que días tras días y en cualquier lugar oraba a Dios tres veces al día incado de rodilla, después ya cuando fue alcanzando una edad mayor, lo hacia al levantarse y acotarse. Una vez le pregunte. Padre porque Ora tanto, me manifestó hijo mio lo hago por ustedes mis hijos y por la humanidad. Dios lo bendiga y lo proteja siempre donde quiera que este. Gracias Padre por tanta dedicación y amor. hasta siempre padre mio.

 

Dejar respuesta