El ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, afirmó hoy que es falso el carnet de porte de arma de fuego ocupado al imputado narcotraficante Julio de los Santos Batista (Julito Kilo), durante una requisa policial el pasado martes.
El funcionario afirmó que en los registros de esa dependencia no aparece el nombre de De los Santos Batista como portador de arma de fuego.

Asimismo, informó que apoderó del caso al Ministerio Público para que realice las investigaciones de lugar y establezca responsabilidades en ese caso.

“Esperamos que caiga todo el peso de la ley en los responsables de esa falsificación”, indicó Fadul.

Ayer, el juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, aplazó para el próximo lunes medida de coerción contra De los Santos Batista y Juan María Rincón, a quienes agentes de la Policía les ocuparon cuatro armas de fuego, RD$11,000, US$1,000 y otras pertenencias.

Los agentes ocuparon a De los Santos Batista , además, el carnet número 785412 de porte y tenencia de arma de fuego. El imputado alegó que le fue entregado por el Ministerio de Interior y Policía el 4 de abril de este año.
Vehículo sospechoso

Los dos hombres viajaban en la yipeta blindada marca Lexus, color negro, placa G372955, cuando fueron detenidos por la Policía por “observar características del crimen organizado”.

Fueron acusados de asociación de malhechores, porte de arma ilegal y lavado de activos.
La medida de coerción fue aplazada para permitir que Rincón sea examinado por un médico, en vista de que éste alega que fue duramente golpeado por los agentes.

Reincidente
Hace apenas un mes que los jueces de un tritibunal de San Pedro de Macorís descargaron a De los Santos Batista de la acusación de estar vinculado al decomiso de 953.87 kilos de drogas en Playa Caletón, en 2016.
Ha sido señalado en varias ocasiones como “el más grande narcotraficante y el más temido sicario” y se le atribuye el asesinato de diez personas, entre ellas las dos parejas que fueron ultimadas a tiros en diciembre del pasado año en Guerra, caso que no ha sido esclarecido.

Ahora, sus abogados alegan que, cuando fue detenido por los agentes, el imputado viajaba de San Pedro de Macorís a la capital acompañado de su esposa y un hijo menor de edad. Además, que los agentes no poseían una orden de arresto en contra de su defendido.

Dejar respuesta