imagen

OSAKA, Japón.- La Cumbre del G20, que reúne en Japón a las principales economías del mundo, fue escenario el viernes de dos encuentros bilaterales del presidente Donald Trump, uno con el líder ruso, Vladimir Putin, y otro con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

En declaraciones a la prensa que cubre el evento en la ciudad japonesa de Osaka, Trump presumió de las “buenas relaciones” con ambos líderes.

Un comunicado de la Casa Blanca indicó que Trump conversó con Putin sobre la crisis en Venezuela, un tema en el que los dos gobiernos tienen posiciones diametralmente opuestas.

Washington apoya al presidente encargado Juan Guaidó y su agenda que incluye la salida de Nicolás Maduro, mientras que el Kremlin reconoce a Maduro como presidente legítimo de la nación sumida en una severa crisis.

“Es un gran honor estar con el presidente Putin”, dijo Trump. “Tenemos muchas cosas que discutir, incluido el comercio y el desarme”, agregó en una conferencia de prensa junto a Putin previo a la reunión.

El controvertido asunto de la interferencia rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016, que quedó probado en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, saltó previo al encuentro de ambos mandatarios.

Consultado por periodistas acerca de si hablaría de esto con Putin, Trump respondió: “Sí, por supuesto que lo haré”, dijo haciendo reír a Putin.

Luego, señalando con el dedo a Putin expresó: “No se inmiscuya en la elección, por favor”.

La relación entre Putin y Trump ha generado de qué hablar a sus críticos. Pero la investigación de Mueller no probó que la campaña de Trump se hubiera vinculado ilegalmente con Moscú.

“Hemos tenido excelentes reuniones. Hemos tenido una muy, muy buena relación”, dijo Trump el viernes. “Y esperamos pasar un buen rato juntos. Muchas cosas muy positivas van a salir de la relación”.

 

Dejar respuesta